miércoles, junio 18, 2008

Proceso ad líbitum

(una corte, decoración tradicional pero con una bola de espejos en el techo)
Sr juez: se llama a Labios de Yummy a declarar.
Labios de Yummy: (entrando) le juro que no se nada.
Sr juez: Todavía no se le ha preguntado nada. Limitese a contestar lo que se le pregunte. Sr. Ñ, adelante por favor. (se levanta un hombre que permanecía oculto debajo de la sotana del juez, con la cara pintada de Kiss)
Sr. Ñ: ¿Afirma usted conocer a esta persona (señalando a alguno de los presentes aleatoriamente)?
Labios de Yummy: No podría precisarlo (estornuda, se tapa con la mano derecha y le queda llena de flema).
Sr. Ñ: Ahá, muy interesante, muy interesante.
La Dactilógrafa: (está desnuda, con los ojos vendados) ¿podría repetir eso último por favor?
Sr. Ñ: He dicho: "muy interesante, muy interesante".
Sr. Juez: Prosiga.
Sr. Ñ: ¿Afirma usted conocer a esta persona? (señalando a alguien arbitrariamente)
Labios de Yummy: (preocupada con su mano enflemada, tratando de limpiarse en la sotana del juez sin que lo note) Mmmm. Sí. Es...
Sr Ñ: (interrumpiendo) ¡Alto! No le pedi que diga quien es, sino simplemente conocer su grado de conocimiento sobre la personalidad de la misma.
Labios de Yummy: Pero es que...
Sr Ñ: (interrumpiendo) ¡Shhhhh! No diga más. Sr juez, acabo de probar fehacientemente que la srta. Labios de Yummy tiene conocimiento acerca de esta persona (señalando).
Sr Juez: ¿Qué es lo que intenta probar?
Sr. Ñ: Es evidente. Estas dos personas se conocen.
Sr Juez: ¿Y bien?
Sr Ñ: ¿No es evidente el ardid?
Sr Juez: Me resulta algo obtuso.
Sr Ñ: (increpando a la persona señalada) Describa los labios de Labios de Yummy.
Persona: Son gomosos, mordibles, con gusto a frutas artificiales y adictivos.
Sr Ñ: ¿Alguna vez los ha probado?
Persona: No.
Sr Ñ: ¿Ve, su señoría? Esta persona ha caído en una contradicción evidente, y es obvio que algo trama o esconde.
Sr Juez: Muy interesante, muy interesante.
Dactilógrafa: ¿Podría repetir eso último?
Sr Juez: he dicho: "muy interesante, muy interesante".
Labios de Yummy: ¿Puedo decir algo?
Persona: Sí
Labios de Yummy: Oh, es bueno saberlo.
Sr Juez: (golpeando un martillo de medidas desmensuradas, pesadísimo) ¡orden, orden! ¿Sr Ñ, tiene algo más que agregar?
Sr Ñ: Nada por el momento, su señoría.
Sr Juez: retirese. (se retira debajo de la sotana). ¡Sr F!
(sale debajo de la sotana el mismo actor, sin el maquillaje de kiss)
Sr F: (a la testigo) ¿Conoce a esta persona? (señalando a la misma persona que antes).
Labios de Yummy: No. Desconozco por completo ese rostro.
Sr F: No más preguntas.
Sr Juez: Ante la falta de acusados no veo más remedio que terminar con este proceso...
Labios de Yummy: Si le sirve, yo fui quien limpió la flema en su sotana, su señoría.
Sr Juez: Muy interesante, muy interesante
Dactilógrafa: ¿Podría... (es interrumpida por una ráfaga de piedrasos provenientes de alguna parte)
Sr Juez: (retomando la palabra) No a lugar. Queda demostrada la ausencia total de un culpable, o de un acusado al menos. Se levanta la sesión.
(se bajan las luces. todos permanecen inmóbiles en sus lugares durante 2 minutos. la bola de espejos cae al piso)

Apagón

Fin

2 Comments:

Blogger Jimena Gale said...

fiel a nuestra educacion, creo que todos son culpables, por accion u omision.

10:33 a. m.  
Blogger M. said...

"Lo de siempre: una bombacha y un corpiño sobre una silla y una sombra que va y viene. Es la sombra de la dactilógrafa."

Eso lo dice la Pizarnik, pero para mi la dactilógrafa ésta se escribe con las manos atadas y le duelen.

En un principio creí que Labios de Yummy era hombre.

Buenos días, su Señoría Mandandirulirulá.


MANDANDIRULIRULÁ.

Está todo dicho, lejos...

2:16 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home